Últimos temas
» Undercity Afiliacion Elite
Vie Sep 18, 2015 1:10 am por Invitado

» ▬ UNHEILIG ROL [CONFIRMACIÓN ELITE]
Lun Sep 07, 2015 10:24 am por Invitado

» Reglas generales del foro
Miér Sep 02, 2015 5:19 am por Shelish

» Pirate Codex [ Confirmación Af. Élite ]
Sáb Ago 29, 2015 8:00 am por Invitado

» Botón caído [FTChronicles]
Mar Ago 25, 2015 2:56 pm por Klaus

» Violencia y destrucción ─ Xanxus Varia {INCOMPLETA ~ 50%}
Mar Ago 25, 2015 7:45 am por Xanxus Varia

» I'm just a simple butler ─ Sebastian Michaelis
Mar Ago 25, 2015 7:33 am por Sebastian Michaelis

» Registro de físicos
Lun Ago 24, 2015 11:56 pm por Ciella Phantomhive

» Zeldarol (Standard)
Lun Ago 24, 2015 4:11 pm por Klaus


Lady Badluck | Construcción

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lady Badluck | Construcción

Mensaje por Drácena Muller el Vie Mayo 01, 2015 12:08 pm

Drácena Muller



Edad
19 años
Apodo
Dracie, Drác, Lightning
Raza
Humana
Grupo de personaje
Habitante solitaria
Sexualidad
Bisexual, versátil
Ocupación
Cazadora
Nacionalidad
Ex británica
Distrito
Crimea
Nombre del Físico
Lightning Farron
Origen del Personaje
Final Fantasy VIII




Drácena es una chica de espíritu fuerte, una chica sin muchas debilidades emocionales, asimismo sin muchas virtudes destacables, por así decirlo. Mayormente es alguien solitaria y reservada, no usa palabras innecesarias ni habla de más, solo lo justo y conciso, yendo directamente al grano aunque eso puede molestar o incomodar a otros, y pese a esta forma de ser, no quiere decir que ella sea antisocial o agresiva ante la gente.

Su círculo de amistades y de seres queridos es exclusivo, no porque ella sea muy caprichosa al momento de escoger con quienes se relaciona, sino mas bien porque ha tenido ese toque de mala suerte en la que la gente que ella quiere se ha ido de su vida de una u otra forma, quedándose con pocas personas a quienes aferrarse; y dado a esas decepciones es que se ha vuelto desconfiada en cuanto conoce a alguien, creyendo firmemente que igualmente le dejará.

En cuanto a lo inicial, Drácena realmente es algo tosca al momento de resolver problemas ajenos y propios; no es alguien que piense demasiado en una respuesta con lo simple y rápida que le gusta ser, por lo que siempre tiene soluciones ridículas o exageradas a muchas situaciones con tal de tener algo en lo qué actuar, y milagrosamente la mayoría de las veces sus tácticas le han servido para sobrevivir y moverse por la vida.

Es orgullosa, nunca aceptará ayuda de otros ni tampoco aceptará cuando está equivocada; cree tener la suficiente experiencia y sabiduría como para ella misma, volviéndose alguien testaruda, independiente y aunque sea malo andarse en solitario casi siempre, aquello la vuelve fuerte y alerta a todo.

Ella no siempre fue así, era una chica tan ordinaria como las demás; atenta, educada, excelente hija y adorable pareja, amante del romanticismo y siempre dispuesta a ayudar a otros; pero para todo hay un límite, un límite de la paciencia humana el cual ella alcanzó no hace mucho, y aunque su personalidad cambió de cierta forma, aún puede volver a ser la misma de antes, no del todo, pero al menos volvería a ser alguien mas frágil y sensible, y no la mujer fría que es ahora.



Drácena sin duda tenía muy mala suerte, todo el tiempo, en todo momento desde que era tan solo una niña. Sin hacer cuentos largos y siendo objetivos; Drácena tuvo que aprender a sobrevivir no al medio ambiente que actualmente la rodea, sino al ambiente familiar en el que estaba envuelta, llena de desprecios y odio hacia cualquier ser humano, incluyéndola. Lo único que la hacía sentirse bien era su hermana gemela, que al poco tiempo desapareció sin dejar rastro, dejándola sola ante los maltratos de su madre ya que, aunque eran las dos terriblemente idénticas, ella le cogió manía a Drácena, siendo el mas terrible de sus problemas pese a que no hacía nada para tener aquél título. Nunca supo porque su madre la odiaba tanto mientras que a su hermana la amaba mas que a sí misma, aunque no la culpaba del todo, ella amaba a su hermana tanto como su madre, era una chica que transmitía paz y belleza con su sola mirada, paciente y amorosa con cualquier persona, con cualquier ser vivo, con quien sea, ella tenía tiempo para ayudar a quien quisiera acercársele a pedírsela, por ello Drácena quería ser igual a ella no solo físicamente, pero no se pudo; desde su desaparición ella tuvo que lidiar con las acusasiones de su familia ya que, según ellos, desapareció a su propia hermana por mera envidia de ser mas querida que ella. No lo soportó, su familia pronto cayó de su expectativa, el amor que decía tenerles era ya mas palabras que sentimientos, su hermana le daba la luz que necesitaba pero ahora sin ella decidió marcharse, alejarse de toda esa vida que lo único que hacía era decirle lo inferior que era.

Y no, porque se fue de casa milagrosamente no aprendió a vivir por su cuenta. Era una chiquilla de 10 años, de una familia poderosa, nunca en su vida necesitó hacer esfuerzo alguno para lograr nada que se propusiera; en esa tierna edad no era mas que una vanidosa y una caprichosa, quizás su escape del seno materno no era mas que un arranque de dramatismo, quizás, pero también sabía perfectamente que no podría volver a casa luego de eso, ella no regresaría derrotada a soportar mas humillaciones. Aunque no supiera hacer nada iba a aprender a valerse por sí misma, el orgullo la movía.

No fue fácil, para nada, desde hacerse sus propios alimentos hasta la creación de sus utensilios o techo para pasar la nohce, nada de eso pudo salirle bien de no ser por los meses y meses de experiencia que tuvo que aprender por las malas. Su primer campamento fue miserable, cogió algunos frutos que encontró y se quedó resguardada en unos arbustos con su fogata; el destino quiso que esa fuera temporada de lluvias en donde mas de una vez perdió sus progresos y cogió resfriados que no supo lidiar. Después, aprendiendo de esa experiencia, pudo resguardarse en un árbol hueco por las lluvias, pero tuvo que dejar su delicadeza en cuanto a insectos, hiedra venenosa y aparición de animales salvajes; los animales grandes le asustaban, y en base a ello tuvo que aprender a evadirlos. Cayó enferma una vez, sin posibilidad de hacer nada mas que agonizar a causa de algún insecto que no supo identificar, y creyó que ese sería su final hasta que recuperó los sentidos, y se encontró en casa un hombre; éste la recogió al verla pálida e inconsciente en el bosque, por suerte él tenía una cabaña cerca suyo y optó por acogerla y curarla, quiso agradecerle el gesto hasta que supo que no lo hizo por buena gente, sino, para que trabajara con sus empleados en la recolección de leña.

"Bien, pudo haber sido peor."

Pudo ser abusada, o trabajar en la prostitución, por lo que quizás su mala suerte no era tanta, pero ahora se encontraba con las ganas de renunciar al empleo por serle imposible para sus escasas fuerzas, pero de irse no tendría otro techo ni comida, aunque sus compañeros de trabajo se burlasen de ella por la inutilidad de la que hacía gala en esos momentos; no quiso rendirse aún.

Dos años pasaron de aquél entonces, la princesita desvalida pronto se convirtió en una buena campesina, eso era un logro, al menos ya sabía cocinar (aunque no le gustase), cazar y crearse sus ropas, cosa que igual que cocinar, le desagradaba en sobremanera. Finalmente estaba en el pueblo que quedaba al otro lado del bosque en donde decidió vivir, asentándose en una nueva residencia, trabajando de lo que fuera para sustentarse; allí conoció al primer amor, un muchacho un tanto huraño y de poca paciencia pero agradable, ella fue rara, a palabras de él, en fijarse en ese chico ya que no había punto de compatibilidad para ninguno, pero quiso intentarlo.


GUSTOS:

-Dormir, cuando hay días de luz los ocupa casi siempre para descansar, estando de ocio.

-Comer aún cuando no siente hambre, por las mismas razones anteriores.


-Lo simple, cualquier cosa, mientras sea fácil y rápido; como una comida, la forma de vestirse, lo que sea.

-Las flores.

-Los dulces, o la gastronomía en sí, es fanática de los alimentos mas extraños y exóticos, pero ella no es fan de la cocina.

DISGUSTOS:

-Los ruidos estridentes, como amante de la paz un ruido inquietante puede enfurecerla.

-Meditar, ella es una mujer de acción, no de táctica.

-Los chismes, o siquiera hablar y no es porque no le guste, simplemente no es muy dada a las conversaciones.

-Los reptiles, siente desagrado a esas criaturas.

-Equivocarse, siempre habrá un momento en el que ella no tenga la razón y le es mas frustrante reconocerlo que cometiendo dicho error.

OTROS:

Ella es alguien salvaje; debido a que la casa de su familia estaba separada de la ciudad mas próxima por un extenso bosque, al escaparse tuvo que aprender a vivir en los alrededores de éste y descubrir el camino correcto al pueblo, sin saber que estuvo casi todo ese tiempo cerca de casa.

Es "mitad vaga", lo que quiere decir, es que mientras no sea parte de su trabajo, no hará absolutamente nada por nadie, ni por ella; eso incluye cocinar o tejer, entre otros.

---



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.